TIPS DE SALUD

TIPS DE SALUD

Consejos de nutrición para la tercera edad

Una buena dieta para un adulto mayor debe ser personalizada, equilibrada en nutrientes, variada, con presentaciones atractivas y coloridas, con comidas fáciles de preparar, de fácil masticación y digestión.

Es muy importante para el nutriólogo conocer cuáles son las afecciones que tiene la persona para la cual está preparando la dieta, ya que de ello dependerá la selección de los alimentos para preparar las comidas, el tipo de consistencia y la cantidad a consumir.

En la medida de lo posible, se debe comer cuatro veces al día: desayuno, almuerzo, merienda y cena. En nuestra cultura no estamos acostumbrados a cenar, sin embargo, es importante realizar aunque sea una comida liviana para evitar un largo período de ayuno y así mejorar las funciones metabólicas en el organismo.

Existen algunos alimentos que aportan nutrientes de suma importancia para preservar un correcto estado de salud, entre ellos:

• Carne de vaca, pollo, pescado y conejo, aportan hierro y proteínas imprescindibles para evitar la pérdida de masa muscular, algo muy frecuente en adultos mayores.

• Los vegetales y frutas aportan vitaminas, minerales y fibra (principalmente si se consumen crudas). Esto es indispensable para mejorar la digestión y evitar la constipación.

• Lácteos como quesos, yogures y leche (de ser necesario baja en lactosa) son muy importantes para el adecuado suministro de calcio.

• Cereales como la harina de maíz, fideos y arroz aportan energía y legumbres como las lentejas o la soja aportan proteínas, energía y fibra.

• Aceite para condimentar es muy importante para proporcionar al cuerpo energía y vitamina E.

• Condimentos y especias, tales como romero, orégano, ají molido son los encargados de realzar los sabores y aromas en las comidas, haciéndolos más apetecibles reduciendo el consumo de sal.

Por lo general son desaconsejables los excesos en todas las comidas, sobre todo cuando hablamos de café, azúcares y grasas.

Hacer una correcta selección de alimentos es imprescindible para combatir enfermedades. El consumo de vegetales ayuda al tratamiento de la diabetes, la disminución o eliminación del consumo de sodio ayuda a tratar la hipertensión arterial y la disminución de grasas ayuda en el tratamiento de dislipemias.

Si bien nuestro cuerpo después de los 60 no es el mismo, no significa que no podamos tener una buena calidad de vida, y una correcta alimentación es pilar fundamental para sentirnos bien en esta nueva etapa.

Guía de nutrición (11 de noviembre, 2014). La alimentación después de los 60. Recuperado de: http://guiadesaludynutricion.com/